jueves, 12 de abril de 2018

EL DOMADOR DE SUEÑOS ROTOS.

Los llamas desde las alas del sueño, embrujando los efluvios de sus sentidos con bellas palabras. Son como animales apacibles frente a su dulce mirada, ofrenda de un paraíso perdido.

Caminan juntos el tiempo de una brisa para después irse cada uno por su lado, en busca de otro momento, otro sendero, más allá, aún más lejos de donde duermen las tinieblas, donde la luz sigue templada para siempre.



martes, 13 de marzo de 2018

LAS BESTIAS DEL BOSQUE PROFUNDO.

Aquí están, esperando que no haya nadie para salir de sus escondites. Yo, las veo en sueños y las dibujo despierto. No me ven pero me intuyen.

En este dichoso bosque camino cuando la luna está llena de promesas.


miércoles, 14 de febrero de 2018

OBSERVADORES SIGILOSOS.

Yo creo que nos miran. Sé que son animales hechos con acuarela, pero si dejas de observarlos un rato, percibes como se les mueve los ojos.

¡Ojo! ¡A mi nadie me engaña!

Los he pintado pero sé que me están viendo.


lunes, 8 de enero de 2018

DOS BIZAROS DE LA SELVA.

Durante mis viajes fantásticos, entre sueños y árboles, descubro seres muy peculiares.

Estos dos bichos, cuyo nombre desconozco, estaban inquietos por una presencia invisible, aunque seguramente real, que nunca conseguí divisar por no ver más allá de lo que veía.

Después, se fueron, dejándome sólo y preocupado.



martes, 12 de diciembre de 2017

EL DOMADOR DE ALMAS PERDIDAS.

Nunca se lo ve llegar, aunque lo único que sabemos es que siempre va acompañado de su fiero corcel de las nubes.

Va y viene en nuestros sueños, y se va con los primeros rayos de la madrugada.


martes, 7 de noviembre de 2017

COCO BACK TO BLACK.

El Coco sigue difunto, charlador y cocofónico. Él es así, y por lo visto, nada consigue desviar a nuestro curioso pajaraco de su indefinida meta huevuda.

En cuanto las tinieblas, se pureza sigue siendo indefectible.


miércoles, 18 de octubre de 2017

THE BLACK COCO.

Ha muerto el Coco, pero aún nos da por saco. Es que en la oscuridad de los tiempos, ha encontrado otro camino por seguir.

¿Volverá a la vida nuestro buen cascarón?

¿Quién cojones duda de ello?